Este articulo examina la elección de idioma entre los estudiantes universitarios provenientes de familias exogámicas (familias dónde los padres cuyas lenguas maternas son distintas) que viven dentro de un ambiente minoritario respecto a la lengua materna. Los resultados muestran que los estudiantes que eligen estudiar ya sea en francés o en inglés provienen de una dinámica dimensionalmente compleja. La motivación para estudiar en inglés parece ser meramente instrumental, mientras que son las razones culturales las que incitan a los estudiantes francófonos a estudiar en francés. Los sujetos francófonos tuvieron una niñez donde el idioma predominante fue el francés que los estudiantes anglófonos, por lo que supusieron un nivel mas desarrollado en su identidad cultural. Los resultados muestran que los sujetos francóparlantes tendieron a regresar a su socialización prominentemente en francés, mientras que los sujetos sometidos al choque cultural entre una socialización anglófona y francófona los hizo perder su identidad y redujo su capacidad en francés. Así, el estudiar en francés, muestra el estudio, es una forma de renovar y fortalecer de manera mas o menos conciente su identidad como francoparlantes.