El presente estudio se propone comparar la situación normativa del portugués y del español en el marco del paradigma pluricéntrico. El español y el portugués constituyen casos paralelos en cuanto a la expansión colonial, pero el peso normativo de las variedades transplantadas no es idéntico : a pesar de haber sido codificada solamente de manera rudimentaria, la norma del portugués brasileño se profila claramente y está profundamente arraigada en los brasileños cultos. En cambio, las hablas cultas hispanoamericanas todavía no han alcanzado tal autonomía : aun que se pone constantemente en tela de juicio, el modelo normativo propuesto por la RAE -fundado en una concepción panhispánica- queda imprescindible para todos los castellanohablantes preocupados por cuestiones de corrección lingüística.